macuili1.jpgflor.jpgmacuili.jpg

Arbol de Macuilli

Considerado como una de las especies sobrevivientes de la tala masiva que en tan solo cuatro décadas acabó con el 95 por ciento de las selvas medianas y bajas de Tabasco el macuilis con su exuberante belleza hoy se ha convertido en una de las especies tropicales más empleadas en la reforestación de las ciudades no solo por su belleza sino también por la buena relación que guarda con el entorno urbano.

Ofelia Castillo Acosta profesora investigadora de la División Académica de Ciencias Biológicas de la UJAT y especialista en flora tropical afirma que a diferencia de otras especies forestales salvo el Tinto, el Macuilis se desarrolla regularmente en zonas bajas susceptibles a inundación, de ahí que una de sus características importantes es que son resistentes a la humedad.

Su árbol regularmente llega a medir entre 10 a 30 metros de altura y de 20 a 80 centímetros de ancho, su copa regularmente es umbelada o ligeramente redondeada; en plantas juveniles el tronco del macuilis se ramifica en 2 ó 3 ramas principales y ascendentes, su corteza exterior es color grisácea y con fisuras verticales, sus hojas cuentan con 3 a 5 folíolos de tamaños diferentes.

Castillo Acosta detalló, que durante la época de floración que regularmente se presenta entre los meses de marzo, abril y mayo, los macuilies dejan caer sus hojas y la copa se torna blanca o rosada debido al color de sus flores registrando sin duda un espectáculo natural que dura entre tres a cuatro días el cual se puede apreciar en todo su esplendor sobre las avenidas Paseo Tabasco y Paseo Usumacinta de la capital tabasqueña.

Una vez que concluye su etapa de floración, empiezan aparecer sus frutos en forma de vainas cilíndricas de 20 a 40 centímetros de largo, que en un principio son verdes y posteriormente se tornan negros y dehiscentes al madurar, por lo que sus semillas son sumamente delgadas, aladas, las cuales son dispersadas por los vientos que anuncian el fin de la primavera y el inicio del verano.

En cuanto a su utilidad, al igual que el guayacán, el macuilis también tiene usos artesanales-maderables ya que en diversas partes del país se emplea en la elaboración de instrumentos musicales; en la elaboración de combustibles como la leña y carbón así como la construcción rural, asimismo el macuilis se emplea en la elaboración de implementos de trabajo como mangos para herramientas.
Además de que su madera es de excelente calidad y sirve también para la fabricación de muebles y gabinetes, postes, decoración de interiores, remos, chapa para madera terciada, lambrín, triplay, parquet, culatas para armas de fuego, ebanistería.

A nivel medicinal la hoja y la corteza del macuilies son empleadas en las zonas rurales para curar la disentería, diarreas, fiebres así como acelerar el parto, diarrea; la infusión de su corteza sirven además para la atender casos de diabetes, paludismo, tifoidea y parasitosis.

También es un excelente árbol de ornato empleado para la reforestación de los parques, plazas públicas, calles y avenidas, que por la potencialidad de su propagación es una excelente opción para reforestación productiva en zonas degradadas de selva.

Regresar al título